El COVID-19 es una realidad. Una realidad que no nos gusta ni un pelo pero una realidad al fin y al cabo. Debemos asumir, que desde Abril del presente año todo nuestro mundo ha dado un giro de 180 grados.

Desde preguntarnos cada mañana ¿Por qué tengo que llevar esta dichosa mascarilla? a tener que borrarnos casi a diario las huellas dactilares con gel hidroalcoholico.

Han cambiado nuestros hábitos diarios dentro y fuera de nuestra casa, no nos relacionamos igual con las personas y hasta casi ni nos apetece movernos por la incomodidad y miedo que supone salir a un sitio público.

Sin olvidarnos, claro está, de la crisis mundial que este “bichito” nos ha traido.

Pero como decía Albert Einstein y cito:

No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla”

Mira que era listo este tío…

El caso es que ese giro de 180 grados del que antes hablaba, también se aplica, por supuesto a nuestros trabajos y negocios.

Sobre todo a nuestros negocios. Emprendedores, StartUps, Pymes, SL…da igual. Todos o casi todos se han visto obligados a cerrar temporalmente “el chiringuito” en los meses de Abril a Junio por culpa de la pandemia.

RENOVARSE O MORIR

Admitámoslo, tener un negocio físico no es fácil ni en condiciones normales, pero ni me imagino como debe de ser en las condiciones actuales que vivimos:

  • Mantener distancias de seguridad obligatorias de 2m
  • Imposibilidad de probar ningún producto
  • Desinfectar todo al instante
  • Restricciones de ocupación
  • Gasto extra asociado

Por eso, hoy en día, para estar en el mercado hay que subirse a las tendencias de las estrategias de comunicación y del marketing y videomarketing digital. La digitalización de casi la totalidad de los sectores tras la llegada del COVID es real y ha llegado para quedarse.

Hasta ahora entendíamos el mundo digital como algo que nos divertía. Usabamos las Redes Sociales al margen de nuestra vida empresarial para ver lo que nuestros amigos hacían, curiosear perfiles, ver “memes” o informarnos sobre ciertos gustos e intereses.

El marketing y la publicidad eran físicos, folletos que te llegaban al buzón de tu casa, carteles enormes por las carreteras…

Pero debemos asumir que todo eso es pasado.

El uso de la tecnología a nivel empresarial cada vez es más patente si quieres tener un negocio rentable. Se crean nuevos canales de comunicación cliente-empresario. El marketing digital ofrece posibilidades infinitas para los negocios. Creación de Webinars, Streamings, cafés virtuales, eventos digitales… es más, se ha convertido en el gran salvador de los autónomos y Pymes tras la pandemia. Las Redes Sociales conforman familias y se llega un nivel objetivo impensable desde el punto de vista “físico”.

Con la llegada de nuestro “bichito” la transformación digital de los negocios se hace patente y se necesitan aprender nuevos métodos de trabajo, que incluyen el uso de chats online, video en streaming, sacarle el máximo partido a las Redes Sociales como plataformas de exposición y reclamo, uso de campañas promocionales en Facebook, Instagram o Goolge…entre muchos otros. Se hace patente por tanto la necesidad de crear contenidos de alta calidad para anticiparse a las necesidades de los clientes.

Y es que España cuenta con más hogares conectados por fibra que la suma de los de Francia, Alemania, Italia y Reino Unido. Es más, en la mayoría de las localidades andaluzas hay más red de fibra que en cualquier capital europea.

¿Quizás deberíamos aprovechar esto, no?

Y es que lo clientes también han cambiado. El uso de ordenadores, tablets y sobre todo móviles para comprar se ha disparado en estos últimos meses lo que debería haber sido un avance de Lustros. Es de locos. Solo en España las compras a través de pagos digitales han supuesto la friolera del 48% durante el periodo de confinamiento.

Está claro por tanto que te debes subir al tren de la transformación digital a la velocidad de ” antes de ayer” para que tu negocio se adapte a las nuevas necesidaddes de los clientes y al cambio que el COVID está suponiendo en todos nosotros.

Por supuesto la ayuda y apoyo que una Asesoría Digital como Netearte te puede ofrecer es un arma fantástica para que tu empresa se vuelva rentable, escalable y consigas la reputación online que te mereces. 

Por que en Netearte siempre te vamos a llevar de la mano, como a un niño que aprende a andar, para que nunca sientas miedo, abrumación o el vacío que este mundo cambiante y digitalizado puede llegar a causar.

Entra en netearte.com y suscríbete al plan que mejor se adapte a tus necesidades.

En post posteriores te hablaremos de los pilares fundamentales que tu negocio debe cumplir para tener una buena presencia online.

Como nos despedimos en el mundo digital…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *