El consumo de vídeos a través de Internet cada vez es mayor, te lo contábamos el otro día en este post. Y no es ninguna tontería: YouTube ya es el segundo buscador más utilizado en el mundo occidental detrás de Google (vaya! qué casualidad! pues si resulta que es la misma empresa…). Bueno, pues los directivos de Google, y su graaaan equipo, no son precisamente tontos, que se digan. Saben perfectamente lo que hacen.

¿Quieres saber por qué el vídeo cala tan hondo entre nosotros? ¿Por qué tu marido se puede pasar horas viendo vídeos (algunos buenos, otros flojos) en Internet? ¿Por qué tu hijo se queda embobado en YouTube?

Pues no hay mucho misterio, más bien ciencia. Te la resumimos en lo que llamamos las Leyes inmutables del cerebro. 

1ª Ley inmutable del cerebro

  • El cerebro humano entiende las palabras como imágenes
  • El cerebro humano puede procesar imágenes enteras que el ojo ve durante tan sólo 13 milésimas de segundo
  • El 90% de la información que procesa el cerebro es visual.
  • De ahí que seamos capaces de recordar el 80% de las imágenes, y únicamente el 20% del texto, o el 10% del sonido.
  • Además, nuestro cerebro procesa la imagen 60.000 veces más rápido que el texto.

2ª Ley inmutable del cerebro

  • El cerebro guarda de forma única, los recuerdos emocionales.
  • Más allá de la capacidad de proceso visual del cerebro, ¿no intervienen las emociones en este proceso?
  • Cualquier evento o imagen visual que provoque una emoción en nosotros, será recordado de forma más viva y, por tanto, contribuirá a nuestro recuerdo emocional.

3ª Ley inmutable del cerebro

Emoción + técnicas de neuromarketing = ÉXITO

¿Y en qué se basa el neuromarketing?

  • Atención
  • Emoción
  • Memoria

Tenemos de 3 a 5 segundos para captar la atención de nuestra audiencia. Menos de medio minuto para generar emoción y la memoria… bueno, de eso ya se encarga la cabeza de cada uno.

Fascinante, ¿verdad? Ya lo creo: más que fascinante. Por eso las marcas que hacen videomarketing en Internet son las que mejores resultados tienen en todos los sentidos.

Pero claaaro, ya lo sabemos, hacer un vídeo cuesta. No es tan sencillo: hay que pensar sobre qué, hay que esperar a ese día que tengas buena cara y un rato para hacerlo, hay que planificar con qué dispositivo lo vamos a hacer, cuando nos ponemos resulta que la hemos cagado porque lo hemos grabado vertical y no horizontal, cuando lo hacemos bien, el audio no se oye nada… En fin, sí, lo reconocemos: hacer un buen vídeo, pues cuesta su trabajo y su esfuerzo.

Bueno, no te preocupes, que nosotros podemos echarte una mano con tu estrategia de videomarketing. Mira, mira… (ahora es cuando haces clic en un “mira” y te vas a la página de videomarketing).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *